¿Quién fomenta el emprendimiento? Razones y sinrazones para tanto ‘postureo’ emprendedor.

¿Quién fomenta el emprendimiento? Razones y sinrazones para tanto ‘postureo’ emprendedor.

9th mayo 2020 Opinión FNXE 0

Cuando en el 2008 se produjo el inicio de la crisis, o mejor dicho la manifestación de los síntomas, el desempleo comenzó a crecer a ritmos de epidemia y se alcanzaron cifras de vértigo. ¡Tener seis millones de desempleados no es cualquier cosa! Tampoco lo es la caída de ingresos de las Administraciones Públicas y ante la imposibilidad de apretar mucho más a las clases medias, en ese momento, “algún lumbreras” se da cuenta de que la riqueza la crean los empresarios. ¡Qué cosas!

Pues nada, todos a fomentar el emprendimiento. Y encuentras a técnicos de empleo ayudando a que otros emprendan…y claro la reflexión es de perogrullo… ¿tú que experiencia tienes en lo referente a iniciar e impulsar empresas?, ¿has pagado alguna nómina? ¿Has tenido que pedir licencias, has tenido conflictos societarios? ¿Has pedido muchos prestamos? O, quizás, sabes todo eso como El Principito, que todo lo aprendió en los libros.

Pero claro ¿a quién no le interesa que otros emprendan? A las Administraciones sin duda, así pueden “freír a impuestos a pequeñas y medianas empresas”. Sí, freír, ¿cómo denominar si no el hecho de que una empresa trabaje entre cinco o seis meses al año para poder pagar todos los impuestos que le tocan a lo largo del año (IRPF. Seguridad social, municipales, sociedades, mutuas, seguros) e ingresar así para mantener a ese ejército de trabajadores funcionarios que deben, supuestamente, dar servicios que precisamente permitan emprender?. A los sindicatos, sin duda porque así pueden afiliar a sus clientes, que son su razón de ser. A la patronal por supuesto para sumar socios a sus asociaciones y confederaciones de empresarios. A los políticos para decir que trabajan bien y que todo florece y va por el buen camino, más empleo, más inversión, etc.

 

A todo el mundo le viene bien que los empresarios estemos felices con la Administración Pública.

A todo el mundo le viene bien que los empresarios estemos felices con la Administración Pública.

 

Pero la cruda realidad para los empresarios es que su peor enemigo serán precisamente los agentes institucionales. Algunos ejemplos reales de los que sí han emprendido y saben de lo que hablan.

 

  • Muchos negocios requieren licencias y en nuestra experiencia, en algunos casos, han tardado hasta diez años en concederse. Para mas inri los que tenían que concederla han salido en los papeles por operaciones como “guateque” de triste recuerdo en Madrid. No solo eso, cuando lo consigues te quitas el peso de encima, pero a veces, casos no tan aislados como pudiese parecer, pasan los años y aparece el funcionario y te cierra como si fueses un delincuente. ¿Y tú inversión? “Mala suerte”. ¿Y los empleados? “Ya no tienen centro de trabajo y tienes que indemnizarlos”! ¡Pero si no tengo dinero! Pues búscalo…. ¿todo esto no estaba en el asesoramiento para emprender?
  • El mayor depredador de los empresarios es la Administración Pública. La que tiene prioridad en el cobro de deudas, la que concede y controla las licencias y permisos. También la que te inspecciona y la controla en beneficio de todos. Son los que te dicen “Sois lo que tenéis el dinero y tenéis que contribuir” … cuando les dices, pero si no llego a cubrir… ahí es cuando te dicen “seguro que mucho entra y no lo controlamos” …Vamos que por el mero hecho de ser empresario eres un “predelincuente”.
  • El derecho romano tenía muy presente que la usura debía ser controlada y seriamente penada…Una deuda en cotizaciones a la seguridad genera un segundo después de su retraso un 20% de recargo, sea cual sea la situación económica de la empresa. ¿Por qué antes era un 5% y solo después de transcurrido un plazo lógico era del 20% y por qué ahora es del 20% inmediatamente? ¿Es para ayudar a los empresarios? ¿Es para favorecer la contratación? ¿Esa medida ha mejorado la regularidad en las cotizaciones o es solo una forma de cubrir el agujero que estos gestores públicos que fomentan el emprendimiento están contribuyendo a crear? Pero es que, además, en este proceso se ha dilapidado el fondo de las pensiones de nuestros mayores mientras no se ha reducido el gasto público un solo céntimo de euro, ¿es lógico?, ¿y dónde está la patronal para defender a las empresas? Ni está ni se le espera. Cómo va a estar si su presidente inicial no había pagado una nómina en su vida, y estuvo 25 años de presidente, y el siguiente está en la cárcel por delitos de corrupción o vaciado de sus empresas… Un drama para el pequeño empresario que no tiene quién le defienda ni quién se ocupe de representarle. Ojalá los actuales mejoren el expediente que, de momento, es impresentable. Ninguno de ellos contrataría a un directivo con esos resultados.
  • Los pequeños empresarios no aguantan un céntimo más de presión fiscal y si no cambia el ecosistema emprendedor no vamos a reducir el 100% de deuda que acumulamos. Y es que, además, cada año la ampliamos. Nadie debe quedarse atrás pero mientras tengamos déficit no debe haber ni un solo gasto superfluo. ¿No es eso lo que haría cualquier gestor mínimamente serio?. Pues eso es lo que necesitamos ahora en la gestión pública. Hasta en el medievo entendían que no se debe ahogar al que da las rentas. Por lo menos allí era el diezmo. ¿Esto tampoco lo explican los asesores de emprendedores?
La presión fiscal se convierte en una pesadilla para los empleadores.

La presión fiscal se convierte en una pesadilla para los empleadores.

 

¿Significa eso que no estemos a favor del emprendimiento, de que se apoye el fomento de la iniciativa empresarial, de los empresarios, o del pago de impuestos? En absoluto, muy al contrario, creo que lo mas importante es defender con uñas y dientes el estado de bienestar. Pero eso exige reducir gastos improductivos, mejorar todo el “ecosistema emprendedor”. Sancionar duramente el retraso en la concesión de licencias, que el silencio administrativo sea real y automático, salvo peligro o causa de fuerza mayor demostrable, que los jueces concedan inmediatamente medidas cautelares a favor de un empresario que haya intentado cumplir con la normativa y no se le haya respondido ipso facto, obligar a dar respuesta inmediata y vinculante  a los sistemas de urbanismo cuando se solicite información de usos de un local, apoyar la puesta en marcha de nuevos negocios mediante un seguimiento individualizado y más en concreto esto; “Sra/sr hemos tenido noticia de que desea crear tal negocio en este municipio, estamos a su completa disposición para ayudarle, su número de expediente es el numero xxx y lo gestiona el funcionario xxxx, no dude en dirigirse a él para lo que precise, él le dará cumplida cuenta de las gestiones realizadas para que su negocio crezca o nazca porque su éxito es el de todos. Muchas gracias por emprender aquí”.

 

También agilizar y facilitar que una empresa en dificultades pueda aplazar y fraccionar los abonos a las Administraciones Publicas. ¿Qué sentido tiene que una empresa caiga por no poder pagar impuestos o deudas del tipo que sean y desaparezca y la Administración Pública no lo cobre igualmente? Doble fracaso, la Administración pública no cobra y perdemos potenciales empleadores para que puedan contribuir el sistema de bienestar.

 

Todo eso y más es el “ecosistema emprendedor”. ¿Comenzamos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *