¿Cómo va a afectar esta crisis al tercer sector?

¿Cómo va a afectar esta crisis al tercer sector?

5th mayo 2020 Opinión FNXE 0

La ya segura crisis tras el parón en seco de la economía española y mundial ¿Cómo va a afectar a asociaciones y fundaciones?

Algunas organizaciones se han puesto en marcha rápidamente con esta crisis y seguramente las va a reforzar. Es el caso de las grandes organizaciones, como por ejemplo Caritas, que han aprovechado – dicho en el buen sentido de la palabra – la crisis para realizar acciones que les ayuden a cumplir sus objetivos, y que, por ese motivo, la sociedad va a premiarlas con donaciones y una clara mejora de su imagen pública. Es también el caso de Cruz Roja en apoyo de la emergencia sanitaria y en colaboración con empresas y que además les ayudará en otras áreas de actuación, como la atención a inmigrantes, empleo, etc.

 

Reinventarse es la clave en tiempos de crisis.

Reinventarse es la clave en tiempos de crisis.

 

Otras organizaciones de tipo mediano se verán reforzadas por el efecto apoyo de grandes organizaciones que les sirven de estímulo y que en su mayor parte son de inspiración religiosa. Desgraciadamente pocas organizaciones de tipo laico se han movilizado adecuadamente.  No son estas grandes organizaciones, pero si con el suficiente tamaño para poder desarrollarse y/o mantenerse con fuerza al abrigo de su estructura.

En este sentido, volverá a producirse el conocido efecto Mateo por el que las organizaciones fuertes serán aún más fortalecidas y las organizaciones sin recursos y pequeñas tendrán aún menos.

La ausencia de recursos públicos, por los recortes que habrá que hacer en los próximos años, afectaran a las micro organizaciones. Seguramente, la tipología de organizaciones afectadas cubrirá toda la tipología de usuario objetivo, es decir, inmigrantes, mujeres, reclusos y exreclusos, sociolaborales, socioeducativas, tercera edad, ecologistas y, en general, todo el abanico de usuarios posibles y objetivos perseguidos en los fines sociales.

¿Qué pueden hacer esas pequeñas entidades sin apenas estructura y que suelen ser generalistas en sus pretensiones? Todo aparece indicar que su mejor opción será especializarse, tanto como sea posible, para poder competir con las grandes organizaciones – buscar aquellos huecos que no saben o no puede cubrir las grandes o realizarlo con una fuerte innovación que las haga mas eficaces y eficientes -.

 

 

Tal y como ya ocurrió tras la crisis del 2008 al 2017 el paisaje tras la batalla será devastador, pero no todo está perdido para los que sepan resistir, innovar, competir con flexibilidad, aprovechando el pequeño tamaño, y la rapidez en la toma de decisiones, y si se hace, obviamente, buscando la excelencia en el servicio prestado. Como dice Peridis la calidad no es otra cosa que el trabajo bien hecho y con cariño.

Además, ahora más que nunca la política de comunicación adecuada será decisiva para captar recursos de patrocinio y mecenazgo. La diplomacia corporativa no debe ser solo un recurso de grandes organizaciones. La presencia en redes sociales de forma adecuada, las relaciones con otras entidades para tejer alianzas, las relaciones con empresas e instituciones harán que la supervivencia sea mayor entre quienes la practiquen decididamente y con un proyecto y objetivos coherentes.

Toda crisis conlleva oportunidades para reinventarnos y hacer ese cambio que en condiciones normales – comodidad – no haríamos. ¿quizás es el momento de que las entidades sociales se decidan a emprender o, al menos, a ser emprendedoras?

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *