Crowdlending: sistemas de financiación alternativa para iniciar tu proyecto emprendedor

Crowdlending: sistemas de financiación alternativa para iniciar tu proyecto emprendedor

2nd julio 2020 Opinión FNXE 0

¿Qué es el crowdlending? 

 

Lo primero es señalar que los anglicismos nos inundan y a veces parece que algo es más importante, o mejor, si los denominamos con un termino en ingles, u otra lengua extranjera. También es cierto que el mundo anglosajón es más ágil a la hora de crear servicios y productos nuevos. Debemos ser más rápidos en la innovación y espabilar, pero eso deberá ser objeto de otro post.  El crowdlending es microfinanciación realizada por particulares a través de una plataforma común. Es decir, el particular realiza su aportación a una sociedad, a cambio de una rentabilidad pactada, y esta presta a terceros a cambio de un interés. Es, en definitiva, un sistema de financiación alternativa. Es la financiación de empresas o particulares por una colectividad de inversores.

Esa financiación puede destinarse a factoring, o anticipo de facturación, o a proyectos de inversión, por ejemplo, la financiación de un proyecto de empresa en fase embrionaria. O también un proyecto consolidado que desee crecer. Depende el objetivo de cada plataforma.

Algunas de las plataformas de crowdlending más conocidas son circulatis, mytriplea, November, o Mintos Si los revisas veras que ofrecen una rentabilidad interesante para el inversor y un interés igualmente apetecible para el prestatario.

Son un sistema de financiación alternativa y, en algunos casos, una forma muy cómoda de hacer crecer unos ahorros con muy poco trabajo y ayudando a otros a crecer también ya que de forma automática los rendimientos de una operación encadenan con los de otra y así sucesivamente hasta la retirada del dinero. Es también, por lo tanto, un sistema de financiación colaborativa. Ojalá el tercer sector fuese capaz de crear sus propios instrumentos de este tipo para anticipos de subvenciones, inicio de proyectos empresariales de esas entidades, avales para anticipos de la Banca o para la compra de sus locales u oficinas. Este es un reto pendiente del Tercer Sector que, por ejemplo, Red ARAÑA ideó y constituyó y dotó con la participación de sus entidades socio, si bien, luego decidió no aplicar, ni hacer, para frustración de alguno de nosotros, que nunca perdonaremos, ni nos perdonaremos por no haberlo peleado más – pero eso igualmente debería ser objeto de otro post y no dejaría de ser un ejercicio de melancolía que no conduce a nada -. En cualquier caso surgen proyectos de financiación del tercer sector que hemos comunicado en otros post, y a los que iremos dando la mayor difusión posible. Lo importante es avanzar en esa dirección.

El crowdlending, como todo sistema de financiación, tiene sus riesgos que conviene tener en cuenta. Especialmente si la inversión es cuantiosa. Enumeramos algunos.

El primero, y obvio es que existe riesgo de impago por parte de los receptores de los prestamos y si fallan varios, o en cadena, la plataforma podría desaparecer. Algunas plataformas introducen un seguro en caso de impago que asume en ese caso la propia plataforma.

El segundo es que ninguna de las plataformas esta adherida al fondo de garantía de inversiones – FOGAIN – que, como es sabido, cubre las inversiones hasta 100.000 euros. Lo mismo ocurre con el Fondo de Garantía de Depósitos – FGD – que cubre los depósitos en Bancos hasta 100.000 euros.

El tercero es que como en el caso de la venta de acciones no permite el diferimiento fiscal por lo que deberás abonar los impuestos sin posibilidad de encadenarlo, como en el caso de los fondos de inversión, hasta que recuperes la liquidez. En este sentido es como la venta de una acción.

El cuarto es que no recuperas tu liquidez hasta que el préstamo este recuperado por parte de la plataforma. Por ese motivo, algunas personas solo invierten en plataformas cuyos prestamos son factoring, lo que les permite recuperar la inversión en pocos meses.

El quinto es que la mayoría de las plataformas son extranjeras lo que no te permite un contacto directo y además la inversión es artesanal, en el sentido de que es la plataforma quien decide en que y como se invierte. Como toda novedad aun está en los inicios de su aprendizaje.

A pesar de ello, es un instrumento sumamente interesante, que impulsa el emprendimiento, que abre vías y obliga a la banca a moverse de sus postulados y a volver a entender, aunque sea a la fuerza, la función social de la banca. Aunque les cueste entenderlo la banca es un instrumento clave para moldear el tipo de sociedad que queremos y es obvio, publico y notorio que desde la crisis del 2008 la Banca tiene una deuda con la sociedad. Y no por lo que se suele decir de los préstamos a la banca, que no es cierto. La banca no pidió dinero y más bien asumió cargas derivadas de las cajas de ahorro, que esas si fueron el problema. Pero la banca estaba descapitalizada, con salarios en sus cupulas vergonzosos, sin cumplir su función social del préstamo y si invirtiendo en productos especulativos y sin base real. Pidiendo todo tipo de garantías y documentos a pequeños empresarios que se jugaban su patrimonio y, sin embargo, invirtiendo en subprime y otros productos tóxicos.

Por desgracia, la Banca aún no ha realizado el cambio a su función real  y ,por eso estos sistemas alternativos contribuyen a que las empresas y emprendedores cambien el foco y aunque sea muy lentamente, también obliga a las grandes corporaciones financieras y bancos a cambiar, aunque sea de forma casi imperceptible.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *